La Espiral del Silencio y la Opinión Pública

Elisabeth Noelle-Neumann (1916-2010) fue una politóloga alemana entre cuyas obras destaca “La Espiral del Silencio. Opinión Pública, nuestra piel social” (1977). Esta espiral del silencio es una teoría que explica la forma en la que la opinión pública actúa como medio de control social, pues de acuerdo a ella, las personas adaptan su comportamiento a las opiniones predominantes en su contexto sobre lo que es y no aceptable. En la espiral se enmudece a quien opina diferente que la mayoría, y las opiniones de esta mayoría aumentan y se vuelven dominantes.

walk-human-trafficking-12136

El hombre, un ser social por naturaleza, necesita estar rodeado por sus semejantes y vivir en sociedad, busca a toda costa evitar el aislamiento, y es justamente esto el fundamento de la teoría de la espiral del silencio “Para no encontrarse aislado, un individuo puede renunciar a su juicio.” (Noelle-Neumann, 1995)

Cuando el individuo expresa una opinión distinta u opuesta a la de la mayoría, corre el peligro de ser rechazado, de no ser aceptado como igual y entonces quedarse solo. Si él quiere pertenecer al grupo, entonces deberá someterse a la opinión pública, la opinión de todos.

La autora, para apoyar su teoría, plantea cinco hipótesis:

  1. Los individuos, a través de la observación, pueden darse una idea de la aceptación o rechazo de las opiniones en su entorno. Esta observación puede variar en cuanto a intensidad dependiendo de su interés por algún asunto en particular o qué tanto esté dispuesto a participar de manera pública en el tema.
  2. Dependiendo si su punto de vista es dominante o no, el individuo estará dispuesto (o no) a expresarlo públicamente.
  3. Si la opinión del individuo se expresa aun a pesar de ser contradictoria a la opinión pública, es porque se sobrevalora su fuerza y además, porque seguramente es la que se expresa con mayor frecuencia en público, lo que brinda seguridad.
  4. Si una opinión se considera dominante en el momento presente, es muy probable que el individuo crea que seguirá siendo dominante en el futuro, pero también viceversa.
  5. Si el individuo cree que la fuerza de una opinión en el presente será menor en el futuro, no estará dispuesto a exponerse expresándola.

En estas hipótesis se habla del individuo, pero también establece algunas previsiones para los grupos (hablando de mayorías y minorías), y dependiendo de cómo estos grupos se perciban y perciban la fuerza de su opinión, variará su comportamiento presente y futuro.

En el mismo sentido, Noelle-Neumann se une a la afirmación de que los medios de comunicación son creadores de la opinión pública. “Constituyen el entorno cuya presión desencadena la combatividad, la sumisión o el silencio” (1995)

La observación del entorno a la que la autora hace alusión en sus hipótesis, puede tener dos orígenes: uno a través de lo que el individuo observa por sí mismo, de manera directa; y otro de lo que el individuo observa a través de los medios de comunicación. Entonces, cuando observa a través de los medios, no está percibiendo una realidad auténtica, sino procesada de acuerdo a lo que el medio decide es importante.

Al final, la influencia de los medios de comunicación masivos es nuevamente evidente, y la comunicación humana, interpersonal, la simple conversación, no puede competir en manera alguna contra la comunicación de los medios, masificada, con un gran alcance y un impacto profundo.

Resulta un tanto desalentador  comprobar una vez más el poder que las mayorías y los medios de comunicación tienen sobre el individuo. El esfuerzo por educar personas con criterios propios y dispuestas a defenderlos puede verse completamente opacado por el alcance y la capacidad de enajenación que los medios tienen sobre la gente.

Influyen, además, no solo sobre la gente, sino sobre la percepción que tiene esta gente sobre su propia opinión, es decir, dependiendo de lo que los medios digan, el individuo puede pensar que su opinión es o no válida, o si es aceptada o no por la mayoría. En el mismo sentido, los medios también pueden determinar la manera en que ciertas opiniones son percibidas por el público, al ocultarlas o exponerlas.

En cualquiera de los casos,  es difícil que el individuo, sumergido en un contexto de sobrecarga de información y de poder predominante de todo tipo de medios de comunicación, tenga siquiera la oportunidad de formarse criterios propios sin una influencia marcada de las opiniones de los demás.

Y hablando de esta “infoxicación”, en meses recientes nos encontramos como recurrente el concepto de posverdad y las fake news. Ambos juegan un papel predominante en la formación de la opinión pública en nuestros días, pues definen la manera en la que percibimos nuestra realidad a través de los nuevos medios.

Por un lado, el fenómeno de las fake news o noticias falsas contra el que todos los grandes medios están luchando, y que consiste en la difusión deliberada de información falsa o equivocada que tiene como fin confundir a la gente o distraerla de un hecho determinado.

Por el otro lado, la posverdad, que fue considerada la palabra del año 2016 por el Oxford Dictionary, y que nos dice que los hechos objetivos tienen menos relevancia a la hora de plantear una verdad que el llamamiento a las emociones y las creencias personales. Es decir, algo que solo aparenta ser verdad y que nos emociona grandemente, es más importante y significativo que la verdad misma.

Ambos fenómenos influyen enormemente en estos tiempos de redes sociales e internet en la formación de la opinión pública.

Afortunadamente, como la misma Noelle-Neumann lo expresa, existe el denominada “núcleo duro”, es decir, algunos individuos a los que no les importa la presión que reciben para cambiar su opinión de acuerdo a lo que dicta la mayoría, son congruentes con lo que piensan y con lo que ven, y de acuerdo a esto, reafirman sus opiniones y persisten en ellas.

Gracias a la presencia de estos inconformes, se puede mantener abierta esa pequeña rendija por donde la realidad se cuela a la mente del individuo.

 

 

Referencias

Noelle-Neumann, Elisabeth. (1995) La Espiral del Silencio. Opinión Pública, nuestra piel social. Paidós: Barcelona.

Imagen

http://www.pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s