El Valor del DirCom

Este texto lo escribí hace algunas semanas para el blog de mis amigos de ComWorking, un colectivo de Comunicadores que tienen como misión impulsar el valor estratégico, profesional y práctico de la Comunicación como herramienta vital y efectiva para el logro de objetivos sociales y de negocio en el Bajío.

“El Director de Comunicación, también conocido por el acrónimo DirCom, es un profesional de la comunicación que, teniendo en cuenta los objetivos finales de una organización, define su política comunicativa, establece un plan o estrategia de comunicación para lograr esos objetivos y asume la responsabilidad de la imagen y reputación corporativa. Todo ello dirigido a públicos internos y externos de la organización. Desarrolla su actividad profesional tanto en empresas y organizaciones privadas como en instituciones públicas. Es el más alto responsable de la Comunicación Organizacional (Externa e Interna) y de la Cultura Organizacional.” (Carlavilla y Rumschisky, 2013)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Empiezo el texto con la definición, justamente con la intención de dejar claro desde un primer instante el valor estratégico que el DirCom tiene en la organización. Y es que éste es un tema que ha evolucionado exponencialmente en los últimos años, aunque en realidad no en todas las organizaciones se comprende aún la relevancia no de la comunicación, sino de lo estratégico. Y hablo de lo estratégico como lo planeado, lo metodológico, lo que sigue un camino previamente marcado.

Las organizaciones cada vez más comprenden que la comunicación es imprescindible: todos nos comunicamos, todo el tiempo, incluso cuando no queremos hacerlo. Entonces, ha pasado de convertirse en una necesidad que resuelve crisis, conflictos, problemas del día a día, a convertirse en estratégica.

De esta forma, para que funcione adecuadamente, tiene que estar alineada 100% a los objetivos de la organización, y el DirCom es el encargado de dirigir y vigilar esta conjunción de intereses. La única manera en que podrá hacerlo es estando en la alta dirección, integrándose a la toma de decisiones fundamentales de la organización, siendo percibida también como una prioridad y no solo como un área de apoyo.

Y es que, al tratar solo con intangibles (comunicación, reputación, notoriedad, imagen, etc.) es muy difícil que una organización entienda el verdadero valor del DirCom y le asigne la alta prioridad requerida. Estos intangibles afectan a todos, pero nadie los asume como propios, de ahí que el DirCom debe tener un control total sobre el tema.

El DirCom debe dejar claro que la comunicación no solo sirve para que la empresa se proyecte, también ayuda a que los procesos de la organización sean efectivos. Si yo me comunico mejor con mis compañeros y con los que están a mí alrededor, y a la vez provoco que ellos se comuniquen mejor, entonces los procesos van a fluir más adecuadamente.

Y justamente hablando de los que tenemos alrededor, pero no solo de la organización, sino de todo el contexto, es por lo que el Dircom debe tener una visión amplísima, que abarque, por decirlo de alguna manera: lo micro, lo macro, lo intra y lo inter. Debe ser el más atento a tendencias y comportamientos, pero no solo de su área, sino de todo aquello que competa a la organización. Y no quiere decir que debe ser experto en todos los temas, pero por lo menos debe saber interpretarlos.

Y hablando de contextos, el DirCom no puede darse el lujo de perder de vista a sus públicos, ni a los internos ni a los externos, ellos son la razón de ser de la estrategia que he venido mencionando. Sin ellos, ningún plan tiene sentido.

A veces pienso que al DirCom se le exige demasiado, que su labor es un reto que si bien no es infranqueable, requiere de una dedicación absoluta. Que sus áreas de interés y su perfil de experiencia, a pesar de que solo sea en el área de la Comunicación debe ser tan vasto, que es difícil llenarlo. Que va tan solo en su trabajo porque el resto de los miembros de la organización aún no toman conciencia de su valor real; y entonces, todo esto, no hace más que motivarme para cada día empeñarme en que todos, finalmente, aprendamos a comunicarnos estratégicamente.

Referencias

Carlavilla, Julio; Rumschisky, Rosana (2013). El Director de Comunicación Ideal. Asociación de Directivos de Comunicación. Recuperado de: http://web.archive.org/web/http://www.unionprofesional.com/UserFiles/File/seminarios/Adicional_El-director-de-comunicacion-ideal.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s