Comunicación Intercultural: una perspectiva para las Relaciones Públicas

Hablar de multiculturalismo es hablar de la convivencia armónica de personas provenientes de culturas diferentes en un mismo espacio geográfico. Para que esto ocurra, evidentemente la interacción y la comunicación entre estas personas es un requisito indispensable.

De esta manera nos adentramos en el concepto de comunicación intercultural, es decir, “la comunicación interpersonal donde intervienen individuos con referentes culturales lo suficientemente diferentes como para que ello pueda causar alguna barrera importante que altere la eficacia comunicativa y, por tanto, afecte las relaciones entre los interlocutores.” (Vilà, 2003)

El reto ante esta circunstancia de multiculturalidad y las mencionadas barreras en la comunicación, solo se puede ver superado si desarrollamos nuestra competencia comunicativa intercultural, es decir, si contamos con habilidades cognitivas y afectivas que nos ayuden a comportarnos de determinada manera, de acuerdo al contexto en el que nos desenvolvemos, y que dicho comportamiento favorezca una comunicación eficaz. (Vilà, 2003)

Desde esta perspectiva, la autoconciencia (el conocimiento de mi identidad propia) y la conciencia cultural (comprensión de la existencia de otras culturas) (Vilà citando a Chen y Starosta, 1996) son necesarias para que un individuo pueda desenvolverse adecuadamente en un ambiente multicultural.

pexels-photo-128983.jpeg

Llegar a un espacio multicultural, sin tener conciencia clara del yo y del otro no solo como diferentes, sino también la razón por la que nos consideramos diferentes, supondrá un conflicto difícil de superar. Problemas tan básicos como aislamiento, falta de confianza en los demás, o poca efectividad en proyectos emprendidos; hasta algunos más graves como racismo, intolerancia e incluso violencia, pueden hacerse patentes antes de que pase mucho tiempo.

Para evitar este tipo de situaciones, Isidro Maya (2002) nos propone ocho habilidades básicas que un individuo debe poseer para considerarse competente en la comunicación con personas de otras culturas, y por supuesto, totalmente aplicables e incluso obligatorias en el trabajo en Relaciones Públicas:

  1. La comprensión de la cultura propia

Conocer mis orígenes, mis raíces, mi contexto y mi bagaje, que explican mi propio comportamiento.

  1. La comprensión de la otra cultura

Tiene que ver con el conocimiento de sus valores, creencias e ideologías para entender su forma de actuar.

  1. La tolerancia a la ambigüedad

Cuando nos encontramos con una cultura ajena a la nuestra, normalmente no conocemos cuál será su comportamiento ni sabemos cómo puede reaccionar ante determinadas situaciones, por lo que debemos ser muy pacientes y resistentes a la incertidumbre.

  1. La flexibilidad cognitiva

Saber adaptarnos a todas las circunstancias, por muy distintas que sean a nosotros.

  1. La empatía

Comprender al otro, no solo ponerme en sus zapatos, sino verdaderamente entender su comportamiento.

  1. La capacidad de suspender el juicio temporalmente

No juzgar anticipadamente la conducta del otro. Darnos oportunidad de reunir toda la información para poder comprenderla.

  1. Las aptitudes de resolución de problemas

Nuestra capacidad para resolver problemas en un contexto diferente.

  1. La facilidad para formación de relaciones

Si estoy fuera de mi ambiente, me conviene relacionarme rápidamente con las nuevas personas que se encuentran a mi alrededor y que podrán facilitarme mi estancia en un contexto distinto.

Estas habilidades, ejecutadas adecuadamente, nos permitirán vivir un verdadero ambiente multicultural, que como sabemos, no necesariamente nos habla de personas provenientes de diferentes países, sino incluso del mismo país pero de diferentes regiones.

“La competencia intercultural implica sensibilidad, flexibilidad y una actitud abierta, dispuesta a conocer y darse a conocer para poder establecer puentes de unión.” (Aneas y Vilà, 2014).

 

 Referencias

  • Aneas Álvarez, A. & Vilà Baños, R. (2014). Confianza interpersonal y competencia intercultural en los equipos de trabajo virtuales. Organicom, 21, pp. 46-65.
  • Maya Jariego, I. (2002). Estrategias de entrenamiento de las habilidades de comunicación intercultural. Portularia, 2, pp. 167-177.
  • Vilà, R. (2003). El desarrollo de la competencia comunicativa intercultural en una sociedad multicultural y plurilingüe: Una propuesta de instrumentos para su evaluación. En Perera, J. (coord.). Plurilingüisme i educación: Els reptes del segle XXI. Enseyar llengües en la diversitat i per a la diversitat (pp. 259-270). Barcelona: Universitat de Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s