Comprendiendo a mis Stakeholders

En su definición más amplia, los Stakeholders o grupos de interés son todos aquellos grupos o individuos que puedan afectar o son afectados, por los objetivos de la organización. (La Evolución del Concepto Stakeholders, 2009, p. 1)

Si lo abordamos desde esta perspectiva, nos damos cuenta que la organización tiene una cantidad enorme de públicos que no siempre contemplamos o percibimos como tal. Lo que es peor, en muchas ocasiones olvidamos por completo a algunos de ellos o desconocemos su existencia, y no nos damos cuenta de lo imprescindible que son para el logro de nuestros objetivos.

fashion-men-vintage-colorful

Hay varias maneras de identificar los grupos de interés de cada organización, pero independientemente de la metodología que usemos, debemos estar muy atentos a que nuestro análisis sea lo más detallado posible, de tal forma que ninguno de los posibles grupos se escape de nuestra visión.

Wheeler y Sillanpää (1997) hicieron la distinción que hemos mencionado antes entre stakeholders principales (o primarios) y secundarios. Entre los principales incluían: los accionistas, los empleados, los consumidores, los proveedores y las comunidades locales donde opera la empresa. Entre los secundarios mencionaban: los medios de comunicación, las administraciones públicas y los órganos reguladores, las organizaciones gubernamentales, los sindicatos, los competidores, etc.

Cada uno de estos grupos afecta de distinta manera a la organización, así que la clasificación no solo se trata de saber quién es quién, sino también como cada uno de los distintos grupos tiene efectos positivos o negativos.

Mayers (2005) propone una evaluación del poder y el potencial de los grupos de interés como uno de los pasos necesarios en el análisis, y nos dice que cada grupo posee distintos grados de poder para influir sobre la organización, y a la vez, distintos grados de potencial para contribuir en el logro de los objetivos. El hecho de que tengan más o menos poder, y mayor o menor influencia, no debe servir para descartarlos o darles mayor importancia, sino solamente para ubicar la prioridad con la que deben ser atendidos.

No solo debemos poner atención en la interacción de los grupos de interés con la organización, otro punto que es necesario observar, es la relación que los grupos de interés tienen entre ellos mismos, ésta puede determinar su postura ante la organización, o puede cambiar los efectos de su influencia. Si es armónica y fluida, la organización tendrá menos problemas a los cuáles enfrentarse. Si es conflictiva, poco cercana o asertiva, el efecto en la organización será negativo.

Cómo se puede notar, la labor con los grupos de interés es mucho más compleja de lo que normalmente pensamos; y la relación con ellos juega un papel fundamental en la vida de la organización. No solo en la dinámica al interior de la organización, sino también en la forma en que ésta se proyecta y se conduce al exterior.

 

Referencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s